TRADUCIR
  
 

Video
Galería

José Miguel Rivera y Carlos Hurtado hacen vibrar con su piano a Casa Haas
Dos músicos aparentemente separados por la brecha de la edad, pero unidos por un enorme talento: José Miguel Rivera y Carlos Hurtado, de 14 años, hicieron vibrar con su piano a Casa Haas en un memorable concierto instrumental.


Desde que Carlos Hurtado apareció en el escenario, el público se quedó asombrado, pues a pesar de su apariencia infantil el joven artista demostró estar dotado de grandes virtudes en el manejo del piano.

Después de   mostrar una probadita de su potencial en la interpretación “Melissa” de su propia autoría, el adolescente cedió el escenario al pianista originario de Guadalajara, José Miguel Rivera, quien creó  una atmósfera nostálgica a través de la interpretación “Deep in the Groud”, composición de Lucía Rivera.

Uno a uno,  ambos artistas se turnaron para aparecer ante el público durante este memorable concierto de la Temporada Primavera 2017. Al regresar a la duela, el más joven de los protagonistas enamoró a los asistentes con otra composición suya “Luz de luna” y la ejecución “A través del tiempo”.

Fiel a su línea interpretativa, las siguientes intervenciones del maestro José Miguel Rivera “Des Abend (Fantasiestucke)” y “Nocturno en Cm, Op. 48, no 1”,  evocaron a la nostalgia y la romántica esencia musical de sus grandes autores clásicos Robert Schumann y Frédéric Chopin.

En su última participación Carlos Hurtado interpretó dos conmovedoras canciones: el cover “My Way” de Frank Sinatra, que inmediatamente  fue reconocido por el público y  “All of me” de su propia autoría.

Previo a la interpretación de “Claro de Luna” del francés Claude Debussy, “Ballada no. 1 en Gm, Op. 23” del polaco Frédéric Chopin y “Barcarola Op. 57”, José Miguel Rivera agradeció al público su asistencia y anunció que al finalizar agregaría una interpretación a dueto.

La sorpresiva participación fue junto a su alumna de Nivel Técnico de piano de la Escuela de Música del Instituto de Cultura de Mazatlán, Sofía Manríquez, en la ejecución de la “Sonata en re mayor para cuatro manos” del compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart, que brindó a la novel pianista una enriquecedora experiencia al enfrentarse por primera vez al público dentro de un concierto formal.

Después de la interpretación de “Corazón de niño” del pianista argentino Raúl di Blasio con la que Carlos Hurtado cerró con broche de oro el espectáculo, los tres pianistas fueron despedidos con fuertes aplausos.