TRADUCIR
  
 

Video
Galería

Más de 100 mil luces en los carros alegóricos creados por Jorge Osuna
Más de 100 mil luces darán vida a extravagantes, alucinantes, coloridos y enigmáticos personajes que de los cuentos infantiles migrarán a los carros luminosos creados por el ingeniero Jorge Osuna para asombrar a locales y turistas durante los desfiles del Carnaval Internacional Mazatlán 2017.


Desde el Carnaval Internacional Mazatlán 2011 el  ingeniero Jorge Osuna vuelca su energía y capacidad creativa en los populares carros luminosos de la máxima fiesta porteña gracias a la confianza que Raúl Rico González, director general del Instituto de Cultura,   ha puesto en él y en su equipo.

 Jorge Osuna, mazatleco de buena cepa, se identifica con los valores y tradiciones de la fiesta y  para él es un honor y un gusto ofrecer su talento para el goce de miles porteños y públicos de todo el mundo. Formar parte de la organización del Carnaval tiene un ingrediente extra que lo impulsa a querer y vivir intensamente esta celebración.

 Este 2017 en la sección infantil de los desfiles de Carnaval,  Jorge Osuna y su equipo presentarán siete alegorías entre ellas la carroza de la Reina de la Poesía. Cada carro tiene entre ocho y diez metros de largo por siete a diez metros de alto y el  diseño está inspirado en dragones y alebrijes de cuentos infantiles; seres mitológicos y fantásticos con un sin fin de variedades en formas que le dan la posibilidad de utilizar y jugar con  los  colores en tonos  cálidos y fríos. 

 Anualmente Jorge Osuna se impone retos más altos, y uno de sus principales desafíos está relacionado a las luces de sus alegorías.  Este año, las carrozas luminosas, tendrán  cada una, de siete mil  a quince mil puntos de luz.

 El Ingeniero Osuna compite con él mismo.  Cada año sus alegorías son distintas, únicas; busca aprender y utilizar sus experiencias, sus triunfos y fracasos creativos que desde el 2011 a la fecha han pasado por sus manos.

 Si bien el inquieto Jorge Osuna busca siempre innovar y parte de decisiones propias,  acepta y analiza las críticas positivas y negativas para hacer algo constructivo: para él, la opinión del pueblo y de los turistas son esenciales para mejorar  su trabajo.

 Durante los desfiles Jorge Osuna estará junto a sus carros luminosos pues puede surgir algún contratiempo, y, de ser así, él estará allí para tener  un nuevo recuerdo, una experiencia más pues para él su trabajo no termina en el taller sino hasta que el desfile llega a su fin: cuando el pueblo mazatleco y los turistas han disfrutado del evento más esperado de la máxima fiesta del puerto.