Volver arriba

¡Cultura Tickets!

consigue tus boletos en culturatickets.mx

La  nueva propuesta de la compañía de Teatro Iguana Roja (perteneciente al Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán)  pone su mirada incisiva en un escritor  que vive  en un gobierno dictatorial y es acusado de matar a  varios niños  solo porque  su muerte tiene similitud con las historias de sus cuentos. El espectáculo producido con una buena factura artística  por el Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán fue dirigido por Ramón Gómez Polo.
La  escenografía  reúne  certeros elementos,  la iluminación de Antonio Serratos  aborda con sutileza climas hostiles y el   vestuario denota con sus modelos, texturas y colores  el interior de cada personaje.
The Pillowman  aborda con crudeza y  humor  un tema escabroso como el asesinato de niños y  la forma en que las autoridades ejercen el poder.
En el primer acto el público cree estar ante hechos de la vida real  expresados   a través de  una policía investigadora  que veja, tortura y golpea  para tratar de atrapar  al culpable.   ¿Acaso Katurian  mató a los tres niños desaparecidos, solo porque  sus  historias se parecen a lo que escribe en sus cuentos?
La puesta en escena es  el resultado de una charla de café entre  Raúl Rico González, director de general del Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán y  el reconocido dramaturgo mexicano Raúl Quintanilla,  en presencia del experimentado actor y maestro de artes escénicas,  Ramón Gómez Polo, director de la Compañía Iguana Roja.
El Hombre almohada es  un espectáculo que invita a reflexionar, con todos su bemoles,  en los torcidos y a veces ocultos alcances de la mente humana.    Una obra donde todos sus protagonistas  llevan  implícita una alta dosis de culpabilidad.
Katurian escribía cuentos estimulado por extraños ruidos y gemidos de dolor que escuchaba en su casa desde niño hasta los siete años, cuando descubrió que eran reales y provenían de su hermano mayor que había sido torturado durante todo ese tiempo por sus propios padres, solo para que su hijo  pudiera inspirarse y escribir mejores cuentos.   Eso es solo la punta de la madeja.
El  escritor  fue interpretado por Romeo López,  joven que irrumpe en la actuación  con la enorme responsabilidad de representar a un personaje complicado.

Éste artículo fue publicado en Prensa. .

Lo más popular

Archivo por mes

Visita