Volver arriba

¡Cultura Tickets!

consigue tus boletos en culturatickets.mx

La cita es este miércoles 26 de marzo, a las 20:00 horas, en la Plazuela Machado. La entrada es libre.Los sujetos de Lifshitz, “los invisibles”, no son individuos traumatizados de por vida, alienados por una sociedad intolerante; no vivieron recluidos ni fueron condenados a refugiarse en el celibato durante la vejez. Tampoco es la victimización lo que los une, sino una verdadera joie de vivre y una excepcional determinación para vivir libremente. Esto constituye el ángulo político del filme de Lifshitz: evidenciar los testimonios de personas que hasta ahora no habían sido representadas en la versión oficial de la lucha homosexual y cuya experiencia no corresponde a la visión trágica que caracteriza gran parte de esta historia.
Sus intereses resultan diferentes a los de la agenda política contemporánea, que emula estructuras heterosexuales convencionales (como el matrimonio y la adopción gay), y sus valores son ajenos a los de la cultura gay prevalente obsesionada por la juventud y la belleza. Algunos de estos hombres y mujeres decidieron casarse, tener una familia y vivir tranquilamente; otros se abocaron al espíritu colectivo de protesta y liberación de Mayo del 68 para emprender causas sociales, otros más iniciaron una carrera política o simplemente disfrutaron de una idílica vida rural.
Sus historias de vida evocan la lucha colectiva por desafiar los prejuicios, oponiéndose al yugo de la moral católica y a la mirada patologizante de la psiquiatría. A pesar de que han logrado subvertir las normas sociales, su heroísmo destaca más en su extraordinaria voluntad de ser felices sin importar las circunstancias y en mantener la claridad en momentos difíciles. Lifshitz decidió, acertadamente, filmar la película en formato Cinemascope.
El resultado es una experiencia visual deslumbrante: las memorias y cavilaciones de los protagonistas animan los lugares, objetos e imágenes de archivo. Sin que su presencia sea evidente, el director crea una atmósfera íntima que nos invita a apreciar los ritmos silenciosos y cotidianos de estas vidas radiantes, construidas de otra manera y en otra parte.
Fotografía
AntoineParouty
Edición
Tina Baz, Pauline Gaillard
Sonido
Yolande Decarsin, Philippe Mouisset

Éste artículo fue publicado en Prensa. .

Lo más popular

Archivo por mes

Visita