Volver arriba

¡Cultura Tickets!

consigue tus boletos en culturatickets.mx

Apegada  al teatro de cabaret la propuesta escénica le viene como anillo al dedo a Flor, quien interpreta a Fleur Von Lilihan y es entrevistada en el programa televisivo Noches para dormir, donde  narra sus experiencias de vida, sus viajes, presentaciones en los teatros más importantes del mundo y sus amores.La artista quien sido catalogada como “la peor cantante de ópera” según la crítica especializada de la Scala de Milán, es entrevistada por  La Bacho,  interpretada por Mariela Mexía,  conductora que pone la sal y la pimienta al programa  con sus ocurrencias y desatinos derivados de su escaso conocimiento del mundo musical en el que su entrevistada se desenvuelve.
La punta del hilo conductor de la historia comienza con las divagaciones de Fleur sobre sus actuaciones en las grandes salas de la ópera mundial como el Metropolitan Ópera House de Nueva York  y el Teatro La Scala de Milán en Italia.
Refugiada en sus tablas escénicas y en una  habilidad innata para la comicidad  Flor Estrada logra  recrear historias basadas en anécdotas divertidas sin descuidar por otro lado,  su talento real para interpretar  grandes hits de la ópera mundial.
En los albores de la noche la artista patasalada  introduce  al público al fascinante mundo de la ópera al interpretar la Muñeca mecánica de la ópera Los Cuentos de Hoffmann de Jacques Offenbach, cuya interpretación de haberla escuchado el compositor  “se habría vuelto a morir”.
Aun cuando esta escena del director de Noches para no dormir está hecha para divertir, Flor Estrada impone su sólida madera de cantante pues ofrece  gran despliegue técnico y amplitud tonal en esta aria de difícil interpretación.
La pieza pierde formalidad y encuentra el lado chusco cuando el personaje es reanimado con leves chicotazos dados por la flor manager –Sofía Ramos- y no a través de cuerda mecánica como ocurre en la ópera original.
De la ópera Turandot interpreta Nessun dorma y de ahí la cantante pasó a la zarzuela con una comiquísima interpretación de La Tarántula donde la artista mazatleca hace una parodia de la más reciente actuación de Susana Zabaleta, pues al cantar utiliza un abanico de plumas y en uno de sus giros deja ver un  “acordeón” con lo hizo la estrella de televisión que recurrió a este truco escolar para leer la letra de algunas canciones que no logró memorizar.
Los aires de grandeza de l

Éste artículo fue publicado en Prensa. .

Lo más popular

Archivo por mes

Visita